¿Qué tenés que saber antes de visitar las playas de Byron Bay?

En Byron, la naturaleza es parte de la rutina: hay bosques alrededor de las rutas y el mar siempre está cerca, los delfines comparten las olas con los surfistas y, si tenés suerte, podés cruzarte con algún canguro o un koala cruzando la ruta. Además, cuando se hace de noche, es de esos lugares del mundo en los que podés mirar para arriba y ver miles de estrellas. Son esos momentos de adrenalina viajera cuando recuerdo que el lujo está en la naturaleza, en lo simple, que la felicidad huele a tierra mojada y que tiene gusto a mar.

Maravillas ocultas. 6 increíbles playas argentinas que son el secreto de los locales

¿Cuáles son sus mejores playas?

La playa de Byron Bay, o Main Beach como la llaman los locales, es la playa principal y el punto de encuentro: surfistas, familias, grupos de amigos, parejas, locales y viajeros recién llegados comparten esa porción inmensa de arena suave y clara que rodea el mar. La siesta se duerme a la sombra de los árboles y al atardecer se despide el sol entre amigos y cervezas. No te vayas sin subir al mirador de la punta para disfrutar de la playa desde otra dimensión o ver el espectáculo de los surfistas (y delfines) en acción.Si preferís un poco más de tranquilidad, tirá la lona en Wategos Beach. Acá también vas a encontrar surfistas pero no en patota. Es el spot ideal para descansar o practicar un poco de yoga. Al lado está Little Wategos Beach, un refugio playero para nadar y hacer snorkeling.En Tallows Beach, en cambio, no es recomendable surfear y el mar es peligroso inclusive para nadar. Es una playa para caminarla y tirarse en la arena patas para arriba. Desde el Lighthouse podés disfrutarla desde la altura: ¡la postal es increíble!

Viajá al desierto de Merzouga. ¿Qué tenés que saber antes de visitar este exótico destino en Marruecos?

Para comer: lugares que tenés que conocer

General Store: con un ambiente relajado, carta orgánica y una ubicación histórica que sigue manteniéndose cada año. El bowl de açai orgánico, arándanos, banana y coco es la gloria. El café podés tomarlo con leche de almendras, de coco o de soja. Acá, también probé la famosa kombucha hecha en Byron Bay (The Bucha of Byron), una bebida milenaria a base de té dulce fermentado, con beneficios muy poderosos.Folk: un café escondido camino a The Farm (pero que ya salió publicado en Vogue y dejó de ser tan secreto) y así hoy es un punto de visita obligado para sumergirte una mañana o una tarde en el universo de amor y naturaleza que hay alrededor de este lugar. La carta prioriza opciones orgánicas y a base de plantas y hay cafés de especialidad fríos y calientes. Los hotcakes orgánicos de trigo sarraceno y banana o el bagel de canela y almendras son el acompañamiento dulce ideal.Bayleaf: es el spot favorito por locales y viajeros para empezar el día con un mega desayuno. Acá, todos los ingredientes que se usan, son de productores y granjeros locales y se prioriza lo orgánico. También tiene un sector exclusivo para  take away por si necesitás llevar tu sandwich o ensalada a la playa.  Harvest: un restaurante, una panadería histórica y un café. Todo eso (y más) es Harvest, con un compromiso serio por lo sustentable y, como la mayoría en Byron, prioridad por los productos locales y orgánicos. Acá podés venir tempranito y disfrutar de un café de especialidad en el jardín mientras escuchás los pájaros o charlás con alguien local (y comés algo rico de su panadería artesanal) Combi: desde las 7 AM este café es el rey de la buena vibra (y los smoothies más tentadores de Byron Bay)  Tanto las opciones del desayuno (con frutas orgánicas que incluyen coco y papaya) como los platos del almuerzo son pequeñas obras de arte (¡imposible resistirse a instagreamearlas!) y demasiado deliciosas.

Verano. Todo lo que tenés que saber para ir de vacaciones a Córdoba

Ya que estás ahí, dos lugares que vas a querer visitar

Three Blue Ducks. Una granja orgánica, un café y un lema: “comida real, buena compañía”. Esta visita es obligada en Byron Bay si querés disfrutar de una aventura muy local, comer (demasiado) rico y conocer más sobre la historia de este grupo de amigos que tienen un fuerte compromiso con el medio ambiente y se animaron a apostar por un proyecto diferente. El menú cambia con cada estación y hay espacio de juegos para los más chicos, asique es ideal para hacer plan en familia. El camino del Lighthouse, el faro ícono de Byron Bay, es una de las travesías más aventureras. Eso sí, ponete unas zapas cómodas y no te olvides del protector solar porque vas a caminar ¡y mucho! Podés empezar el camino justo enfrente de Beach Hotel sobre Bay Street y desde ahí seguir el camino que bordea la playa hasta que se convierte en Lighthouse Road. Antes de llegar al faro, vas a pasar por Byron Cape, el punto más oriental de Australia. El camino de descenso conviene tomarlo por el lado de Tallows Beach, atravesando el bosque hasta Lee Lane.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.