Presente y futuro: la Santiago del Estero rugbística que va a recibir por primera vez a los Pumas

El rugby de Santiago del Estero confía en dar un salto importante en su crecimiento cuando el sábado 16 de julio, en el tercer y último test match ante Escocia, se concrete la primera visita de los Pumas a esa provincia. La presencia del seleccionado durante toda la semana previa, con charlas, clínicas y entrenamientos con público, afianzará un vínculo que empezó a trascender a partir de los Pumas santiagueños que dieron presente en los cuatro últimos mundiales: el hijo pródigo, Juan Manuel Leguizamón, en 2007, 2011, 2015 y 2019, más Facundo Isa (2015) y Tomás Lezana (2019). Todos, terceras líneas: todos, de Santiago Lawn Tennis.

La sangre santiagueña también nutrió en 2018 al seleccionado de seven que consiguió el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires. Allí estuvieron otros dos nacidos en Santiago Lawn y ex Pumitas: Bautista Pedemonte (tercera línea, gran promesa; volvió a Jaguares en esta Superliga Americana de Rugby –SLAR– tras una larga lesión) y Nicolás Roger (apertura, goleador de la SLAR por Peñarol). “En estos últimos años se viene gestando un fuerte crecimiento del rugby, no sólo a través de las academias de la UAR en el NOA, sino también de una competencia en varios frentes”, cuenta Mariano Jaime, periodista local, gestor del medio Pasión y Deporte y jefe de prensa de la Unión Santiagueña.

En efecto, los clubes de Santiago del Estero juegan el Regional del NOA con Tucumán y Salta –el Súper 10 y la Zona Ascenso–, el torneo local –Zona Campeonato y Zona Desarrollo– y, en juveniles, compiten con la Unión Andina, compuesta por Catamarca y La Rioja. También lo harán este año en el Torneo del Interior de la UAR.

Mientras aguarda la llegada de los Pumas, el rugby santiagueño vive días de movimiento. La semana pasada viajó el presidente de la UAR, Gabriel Travaglini, que se reunió con el titular de la unión local, Juan Manuel Maza, y con presidentes de los clubes. También fue recibido por el gobernador, Gerardo Zamora, con quien firmó convenios de cooperación. El aporte estatal ha sido vital, como en todas las sedes en las que juegan los Pumas.

Por su parte, la Unión Santiagueña, que el 2 de octubre cumplirá 54 años, modificó su escudo bajo el lema “cambiamos nuestra imagen, pero seguimos con el mismo espíritu”. Desde ahora, el emblema será el pichi, un animal autóctono, y los colores elegidos son los mismos que los de la bandera de Santiago del Estero: celeste, rojo y blanco.

En Santiago del Estero los deportes más populares son el fútbol y el básquetbol. En uno están Central Córdoba en la Liga Profesional y Mitre y Güemes en la primera Nacional, mientras que en el otro Quimsa es finalista de la Liga Nacional. En ese escenario, el rugby viene creciendo. En la provincia norteña existe desde hace tiempo un importante apoyo estatal al deporte, al que también se piensa como una fuente de ingreso por el turismo. El punto fuerte es el moderno y lujoso estadio Madre de Ciudades, que el año pasado albergó a la selección de fútbol en las eliminatorias y la final de la Copa Argentina y el Trofeo de Campeones, ganadas por Boca y River, respectivamente. Allí jugarán los Pumas con Escocia.

Sin la rica historia de Tucumán ni la vidriera internacional de Salta, el rugby de Santiago del Estero empuja cada vez más para ganar espacio. Además de Santiago Lawn, le dan vida Old Lions, Universitario, Añatuya, Ciclista Olímpico de La Banda, Santiago Rugby, Fernández RC, Amigos de Fernández, Tintina RC, Quimilí RC, Juríes RC, Bandera RC, Frías RC, Loreto RC, Clodomira RC, Dorados RC y Caraguay RC. Sus cultores sueñan que la que viene será la primera de muchas visitas de los Pumas en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.