La Voz Argentina: un participante compartió escenario con un atípico compañero, que conquistó a la Sole y a Lali

Cada vez falta menos para que terminen las audiciones a ciegas, y los equipos están prácticamente definidos. Lali Espósito, Soledad Pastorutti, Ricardo Montaner, y Mau y Ricky están muy cerca de terminar elegir a sus candidatos, con el objetivo ganar la versión 2022 del popular reality.

Una joven llamada Ángela Navarro fue la responsable de abrir la noche, y al momento de contar su historia reveló que tenía un pequeño hiatus, una condición que le impidió cantar durante algunos meses, aunque ahora está decidida a hacerse un camino en este arte. Cuando se presentó en el escenario, hizo “Cuando nadie me ve” e inmediatamente Ricardo Montaner, Mau y Ricky, la Sole y por último Lali, se dieron vuelta para intentar reclutarla. Ángela escuchaba muy emocionada las palabras de la Sole, que le dijo: “Merecidísimas estas cuatro sillas, hiciste una cosa maravillosa. Con 22 años no puedo creer el dominio que tenés de tu voz, estuvo espectacular”.

Luego, Lali agregó: “Cuando aparece una cantante como vos, cuando aparece un talento tan enorme y concreto como el tuyo… porque no tuviste vacilación, fuiste al hueso, hiciste una versión súper personal de esta canción que es hiper cantada, y la hiciste tuya, yo te pido que vengas al team Lali porque no tengo una voz como la tuya”. “Mi corazón se va con Lali”, dijo la participante al confirmar su presencia en ese equipo.

Luego de un paso en falso en La Voz Argentina del 2018, un cantante llamado Fran Boffa volvió con ganas de superar la etapa de las audiciones. Y con “Ciegas”, él buscó cambiar su suerte, pero ninguno de los jurados se interesó. Al momento de la devolución, Ricky destacó: “Capaz tanta energía jugó un poquito en tu contra, porque uno se acelera, y estabas un poquito acelerado con la guitarra, a mí me costó un poquito, pero el tono de tu voz es muy interesante, y eso me tenía punto de apretar el botón”. Cuando el participante contó que ya había estado en La Voz Argentina 2018, Lali marcó con picardía: “Ah, la edición esa aburrida que hicieron”.

Desde Chaco, Alejandro Cena interpretó “Me va a extrañar” y rápidamente se dieron vuelta todos los jurados, a excepción de Lali. “No se imaginan lo que es para nosotros estar acá, es un sueño hecho realidad. Hace 18 años que trabajo de la música, mis viejos son cantantes, hacemos música Cristiana, desde el año 2019 esperando este momento. A mí me habían citado ese año, y pasó la pandemia, mi cabeza explotaba. Año 2021 vine y quedé afuera por ser contacto estrecho de mi tía. Y ahora lo voy a citar al señor Ricardo Montaner, y dije “Dios así lo quiso”. Con mucha honestidad, Ricky le dijo: “Quisiera que vinieras para acá, pero siento que tú perteneces a ese equipo, obviamente estas puertas están abierta, pero haz lo que dicte tu corazón”. De ese modo, Cena se sumó al team Montaner.

A continuación, llegó un participante que por su talento y por su compañero, se ganó el protagonismo de la noche. Marco Díaz es un cantante, que se presentó junto a un pollo de goma, llamado Rogelio, y sobre el que dijo: “Es una especie de budita donde deposito muchas energías. Rogelio es muy importante en mi vida”.

El cantante confesó que luego de algunos momentos personales difíciles, pudo canalizar ahí su amor por el arte, y explicó: “Cayó Rogelio del cielo, y empecé a agarrar la guitarra un poquito”. Al momento de subir al escenario, Marco hizo “Loco (tu forma de ser)”, y la Sole se dio vuelta. Cuando el número terminó, los jurados no podían salir de su asombro, al ver el particular compañero del concursante. La Sole y Lali se acercaron a Marco, se animaron a jugar con Rogelio, le pidieron al participante que mostrara su tauaje en homenaje al pollo, y de ese modo cerraron un número que se caracterizó por su talento y originalidad.

Antonella Podesta, con la canción “Con la miel en los labios” no pudo interesar al jurado, y Ricky subrayó: “Siento que cantaste la canción muy bonita, estábamos esperando un momento que salga de la moldura de la canción original o una variación muy personal donde pudiéramos ver destellos de tu personalidad artística”.

Una suerte similar corrió Juan Segundo Dorsi, que interpretó “House of the Rising Sun”, sin lograr que ninguna silla se diera vuelta. En la vereda opuesta, Juan Manuel González Mir presentó “Adiós”, y luego de contar que había comenzado a cantar en la Iglesia, Montaner destacó: “Cantar en una iglesia es un semillero maravilloso”. Una vez más, en tono de risa y refiriéndose a su paso por Chiquititas, Lali retrucó: “Yo empecé a cantar un hogar de huérfanos que también fue un semillero”. González Mir finalmente se decantó por el team de Mau y Ricky, dando cierre a otra noche de grandes voces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.